Datos personales

Mi foto
Valera, Trujillo, Venezuela
Bienvenidos. Mi interés es compartir lo que hago a través de este medio; ya sean comentarios cinematográficos, artículos de opinión, crónicas y afines. Agradecería sus opiniones y sugerencias. Gracias

jueves, 21 de abril de 2011

Panahi, cine y represión en Irán

Las ideologías se van ajustando con el tiempo. Todo lo realmente absurdo, que nos rodea, va recobrando la forma que “debería” y poco a poco las visiones y perspectivas de la humanidad se convierten en la viva imagen de la tolerancia, el respeto y la aceptación por lo distinto, por el pensamiento libre.

Actualmente el mundo vive un momento de clímax total, no solo a nivel natural (Calentamiento global) sino a nivel social. Parece ser que en determinados puntos del planeta, donde la diversidad se convierte en “pecado” mortal, la primera reflexión a la que he recurrido en este texto, no es totalmente válida. Aun hay pronunciados atrasos en el desarrollo de la mentalidad del hombre; y lamentablemente, la religión es una de las causantes de este inmenso problema.

Jafar Panahi es un director iraní, ganador en 1995 de la Cámara de Oro en el Festival de Cannes por la película El globo blanco. Su película más reconocida es El Circulo (2000), una obra de ficción, reflejo del trato que recibe la mujer en la Republica Islámica de Irán, encerradas en ese ambiente de represión que limita libertades, opiniones y sueños. Esta cinta fue galardonada por el Festival de Cine de Venecia y considerada como una de los mejores films de ese año por numerosos críticos.

Panahi es un artista subversivo, consciente de su responsabilidad como director, no desvía su visión y su postura ante la crítica social; reclamando lo que considera incorrecto, obsceno y absurdo.

Panahi fue abierto opositor del actual presidente Mahmud Ahmadineyad. El director expresó públicamente su apoyo a Mir-Hossein Musaíi, adversario de Ahmadineyad en las elecciones presidenciales de Irán en Junio del 2009. Luego a eso, se le vio en el entierro de Neda Agha-Soltan, una joven iraní asesinada durante las protestas electorales en este país, a manos de la milicia Basij.

A Panahi, en el 2010, se le asignó una condena de seis años de prisión y lo peor de todo, 20 años de censura; la prohibición completa de hacer películas, guiones de cine y la restricción total a la salida del país. Se le niega al artista ser artista.

Posterior a esto, muchos artistas y cineastas salieron apoyando a Panahi. Thierry Fremaux, Delegado General del Festival de Cannes; los directores Martin Scorsese, Steven Spielberg, Michael Moore, así como también el crítico de cine Roger Ebert y muchísimas personalidades más. Se le sumaron comunicados de naciones enteras como Francia y Canadá, todos exigían la libertad del cineasta iraní.

Hoy, el contexto de este artículo no se desvincula de la razón de mi blog; el cine. Sin embargo, Jafar Panahi sigue preso y desde este humilde espacio, a una distancia tan lejana que nos impide percibir a flor de piel lo que está ocurriendo en Irán, quiero recordar “El caso Panahi, recordar (y recordarles) que se le ha privado la libertad a un artista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada