Datos personales

Mi foto
Valera, Trujillo, Venezuela
Bienvenidos. Mi interés es compartir lo que hago a través de este medio; ya sean comentarios cinematográficos, artículos de opinión, crónicas y afines. Agradecería sus opiniones y sugerencias. Gracias

lunes, 28 de febrero de 2011

El discurso del rey: El poder de las palabras

SINOPSIS: El futuro rey George VI, de Inglaterra, se ve terriblemente afectado ante su problema de tartamudez. En la búsqueda de un experto que le ayude a corregir esta dificultad, encuentra a Lionel Logue, un irreverente australiano que con técnicas modernas le ayudará a corregir el manejo del habla. Esta nueva amistad, su familia, su posición como autoridad real y una guerra a sus pies, serán para George una experiencia enriquecedoramente humana.

Creo que El discurso del rey, de alguna forma, recapitula el mismo fin que La Reina (2006) de Stephen Frears: revelar, desde una faceta más íntima y conmovedora, la dificultad que tienen los reyes para comunicarse con su nación. Es curioso recurrir a esta analogía, ya que ambos personajes estuvieron casados, reinando por mucho tiempo. De cualquier forma, se nos hace verdaderamente extraño creer que un rey sea sensible y humano con su pueblo cuando tenemos una imagen tan soberbia y vanidosa de ellos. Estas cintas, sobre todo de la que hablaré hoy, El discurso del rey, son una ventana a esa desconocida faceta que rompe este esquema.

El director Tom Hooper ofrece una película con un tono ameno y honesto, escenas solidas que están bien representadas en la Inglaterra de los años treinta gracias al trabajo de producción de Paul Brett y el vestuario por parte de Jenny Beavan.

El trabajo de Colin Firth como el Conde York (futuro Rey de Inglaterra) cumple con la actitud de un rey que busca comunicarse con su pueblo pese a su tartamudez, esta deficiencia le genera suprimir su fortaleza ante una actitud de derrota consigo mismo, que transmite en su mirada. Ese problema del habla, presenta sus orígenes a medida que se desarrolla el guión; además expone, en la intimidad, por supuesto, a un personaje inseguro, introvertido, incapaz de tomar su papel como monarca ante una guerra inevitable.

Los diálogos de Geoffrey Rush y Colin Firth son la clave completa de la historia. La constante sátira subversiva del personaje de Rush (el logopeda Lionel Logue) hace quedar a George VI en un mismo nivel social y personal. Helena Bonham Carter interpreta a la reina Elizabeth, fiel y constante apoyo de su marido, con un resultado poco trascendental, quizás sea porque el tratamiento de El discurso del rey está orientado a las dos personalidades nombradas al inicio de este párrafo.

La importante puesta en escena del director Tom Hooper, sumando las actuaciones, y el tono narrativo que dibuja tramos de comedia y drama, hacen de El Discurso del rey una película conmovedora, honesta y apropiada para quienes buscan una coherente pieza fílmica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada