Datos personales

Mi foto
Valera, Trujillo, Venezuela
Bienvenidos. Mi interés es compartir lo que hago a través de este medio; ya sean comentarios cinematográficos, artículos de opinión, crónicas y afines. Agradecería sus opiniones y sugerencias. Gracias

martes, 9 de noviembre de 2010

Taita Boves: La otra cara del Taita

El cine nacional histórico ha estado presente en nuestras carteleras desde siempre. Existe un interés por querer ver, con nuestros propios ojos, aquellos incontables hitos que marcaron un antes y un después en la vida de Venezuela.

Luis Alberto Lamata es uno de los directores responsables en compartir ese pasado. En esta ocasión lo hace con Taita Boves, una película basada en la novela Boves el Urogallo de Francisco Herrera Luque.

Sinopsis: Un humilde pulpero se involucra en las filas militares de los republicanos venezolanos. Dispuestos todos, a generar un proceso de liberación en contra de la corona española. Traicionado por ellos mismos, el pulpero cambia su posición en la guerra de independencia con un solo propósito: la venganza.

Juvel Vielma retrata al apasionado José Tomas Boves con leal ímpetu. Cae en sus hombros un personaje histórico temido, aunque también tergiversado, del que poco se sabía. Las visiones de Boves no apuntan a gritar una consigna que revele su posición en la guerra de liberación venezolana. La venganza como mayor impulso y el respaldo de godos, mestizos, blancos, pardos y negros, hacían de sus acciones un ser imponente, arrasador, cruel; resultado del clasismo que vivió con los republicanos.

Daniela Alvarado, Gledys Ibarra, Wilfredo Cisneros, Alberto Alifa y Héctor Manrique conforman parte de la destacada ficha artística de la película. Los escenarios y el vestuario en Taita Boves, de alta calidad, ambientan fielmente la Venezuela del siglo XIX. Las emociones de la trama, propiciadas por las actuaciones y narraciones, son complementadas por la épica música de Francisco Cabrujas.

Luis Alberto Lamata posee una particularidad en sus cintas históricas. Se concentra en seguir, paso a paso, la evolución de su personaje principal. En Jericó (1990) el fraile Santiago vive una etapa de transición y cambio con los aborígenes. En Miranda, regresa (2007) el Venezolano Universal” cuenta su vida desde una etapa casi sumergida en la derrota. Sin que el contexto logre descuidar el argumento inicial, persigue los sueños, desgracias y virtudes de sus protagonistas con auténtica destreza.

Es curioso pensar, que después de haberse realizado obras que recuperan los valores morales e históricos (Miranda, Manuela Sáenz, Sucre) se haya propuesto la idea de romper el esquema con José Tomas Boves, “El Diablo”, como se le llamaba. Lamata se arriesga a narrar y, a definir, la vida de un ya popularizado antagonista.

Mejor película, Mejor guión, Mejor actor principal, Mejor dirección de fotografía, Mejor dirección de arte y Mejor sonido fueron las seis categorías ganadas por Taita Boves en el Festival de Cine Venezolano de Mérida. Una cinta que reconstruye la vida de un desdichado líder, inmiscuido en el capricho de venganza y enamorado del poder inminente.



Trailer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada