Datos personales

Mi foto
Valera, Trujillo, Venezuela
Bienvenidos. Mi interés es compartir lo que hago a través de este medio; ya sean comentarios cinematográficos, artículos de opinión, crónicas y afines. Agradecería sus opiniones y sugerencias. Gracias

jueves, 18 de agosto de 2011

X-Men: First Class

Sinopsis: Antes de que los mutantes salieran a la luz pública y Eric Lensherr y Charles Xavier se convirtieran en Magneto y El Profesor X, se encontraban unidos por una causa en común, detener al temible Armageddon. Más tarde, ambos tomarían caminos distintos debido a sus puntos de vistas con respecto a los mutantes y su presencia en la tierra;, antes de que Xavier luchara por la paz y Magneto determinara una guerra.

X-Men comenzó su faceta a la pantalla grande en el año 2000 bajo la dirección de Bryan Singer, quién desarrollo una trama solida al representar cada uno de los personajes con originalidad y una estética moderna sin descuidar la esencia de sus creadores de historietas: Stan Lee y Jack Kirby. Dirigiría también la segunda entrega que mantendría el tono, madurez y continuidad de la primera.

Posterior a esto, las cintas de X-Men se han mostrado con una relativa y dudosa calidad (X-Men: La Batalla Final y X-Men Origins: Wolverine). Ninguna demuestra la envolvente narración de sus predecesoras; en su defecto se encargaron de mostrar más personajes (mutantes) y acción sin un convincente respaldo argumental.

Ahora, dos años después, llega una nueva historia. El director Matthew Vaughn (Kick Ass) viaja por el tiempo y nos ofrece X-Men First Class, la cinta dedicada en demostrar los años de juventud de Magneto y el Profesor X. Ese periodo nostálgico que ambos, ya viejos, recuerdan al cruzar miradas o en un tablero de ajedrez. Esta es la intensión de la última entrega de los hombres x, además de la revelación de los mutantes a la humanidad. La cual no supera los trabajos de Singer, ya que posee aspectos decepcionantes y complejos, pero que contiene muchas virtudes.

Las actuaciones son un punto a su favor. Cada intérprete recobrar con autenticidad su personaje. Los protagonistas, Eric Lensherr y Charles Xavier, encarnados por Michael Fassbender y James McAvoy respectivamente, desempeñan su labor con determinación, definiendo las personalidades y objetivos de sus papeles con convencida armonía. No esperaba menos de McAvoy, a quien tuve la oportunidad de ver su excelente actuación en la cinta El último rey de Escocia, junto al ganador del Óscar Forest Whitaker. Por otra parte, Fassbender asume a Eric con soberbia y osadía, revelando las razones que lo transforman en el futuro Magneto.

Un aspecto a relucir es la numerosa lista de personajes. Que si bien permite tener una concepción más amplia del mundo de Marvel y complacer el capricho de numerosos fans, tienden a sobrar a tal punto de ser poco (o nada) significantes para la trama. Tal es el caso de Mystique, caso del que hablaré más adelante.

En el caso del guión hay elementos que congestionan la historia. El fragmento dedicado a explicar el aprovechamiento de la guerra fría por parte de Armageddon (villano principal interpretado por Kevin Bacon) resulta bastante recargado para la trama. En momentos se divaga en tantos detalles que recarga la historia y su razón de ser (La relación entre Magneto y Xavier). Por otra parte, el personaje Mystique, tan sensible y risueña, recuerda más bien a una Candy Candy reprimida por lo injusta que es su vida; desaparece por completo la frivolidad de las cintas de Brian Singer y la apasionada Mystique de la serie animada de los 90s. Además de esto, es muy poco creíble su relación de hermano con Javier, tan falsa como el maquillaje que usa. De gama muy baja al tener la más obvia referencia; la azulada fachada que cubría a la actriz Rebecca Romijn. Estos factores son los que considero que afectan negativamente la cinta.

Su director, Matthew Vaughn, mantiene una puesta en escena dinámica, con una buena dosis de humor (la necesaria) que mantiene al espectador atento. Deja que sus personajes sean más humanos (vale la contradictoria aseveración a pesar de estar hablando de mutantes) sin caer en un melodrama ridículo y redundante.

En definitiva X-Men: First Class posee un alto nivel técnico y narrativo. Marvel, a pesar de poseer fracasadas obras (Spiderman 3, Los 4 Fantásticos, Ghost Rider) ha sido inteligente en llevar, pieza por pieza, su universo al séptimo arte. Los origines de su mutantes veteranos son un ejemplo de ello. Por supuesto, la espera y el gran impacto recae sobre la esperada y ambiciosa The Advengers; cinta que se encuentra en proceso de rodaje y que marcará una etapa importante en toda la filmografía de superhéroes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada