Datos personales

Mi foto
Valera, Trujillo, Venezuela
Bienvenidos. Mi interés es compartir lo que hago a través de este medio; ya sean comentarios cinematográficos, artículos de opinión, crónicas y afines. Agradecería sus opiniones y sugerencias. Gracias

martes, 19 de octubre de 2010

La Hora Cero: Giros de la vida

Para asombro de todos, Diego Velasco llega con una pieza que se preocupa en entretener y llegar al público. Fórmula NO muy aplicada hace pocos años en el país, donde varios films se hicieron con un propósito poco pensado en la audiencia , en las masas. La consecuencia fue la reducción de las salas que exhibían cine nacional. La hora cero sí que es una impactante excepción.

Sinopsis: Una banda de delincuentes, liderada por La Parca, secuestran una clínica ante la huelga de médicos que somete el país. La razón es simple, Ladydi, amiga intima del líder, ha sido herida de un disparo. La toma del lugar se convierte en un punto de ebullición, mientras el tiempo es su peor enemigo.

El mensaje de La hora cero está cargado de una fuerte dosis de crítica social, donde el problema de la salud en el país acaba por ser otro protagonista. A raíz de ello, las tramas, o sub -tramas, afectan a cada estrato social y, de esta manera, contraponen sus filosofías.

El contexto va dirigido a exhibir una sociedad envuelta en un caos político y económico, donde las acciones no se califican de correctas o incorrectas, simplemente forman parte de la supervivencia de cada miembro de esta historia.

No pudieron ser más exactas las palabras del director al referirse a su film como: “Una montaña rusa de sensaciones”. La narración de La hora cero es bastante dinámica, lo que mantiene al espectador en una constante lluvia de emociones que van desde un intenso melodrama hasta alcanzar diversos pasajes humorísticos.

Se encuentra un fuerte apoyo en los flashback, dispuestos a exponer tramos de la vida de algunos personajes. La técnica cinematográfica ambienta adecuadamente la trama y establece las conexiones que hay entre las acciones pasadas y sus consecuencias.

Laureano Olivares, Erci Wildpret, Marisa Román, Albi de Abreu y Rolando Padilla completan parte de la ficha artística reconocida y creo que sobra expresarse, más que satisfecho, por su participación y desenvolvimiento. Por otra parte, el MC Zapata 666 quien encarna a La Parca, se muestra natural y adecuado para el desdichado personaje que representa.

El guión lo respaldan personajes que juegan a la vida y la muerte con perspectivas individuales. Buscan encontrar, dentro de tanto conflicto, la necesidad de respuestas a sus formas de vida.

Los medios de comunicación (TV) son exhibidos como parte de una rutina sensacionalista que despierta el morbo por medio del amarillismo y sustituye la ética por la fama. Todo sin importar lo que las dimensiones del problema puedan ocasionar.

La hora cero reivindica el auge del cine nacional. La violencia retoma su rol en el cine venezolano, pero en este caso, su técnica y perspicacia narrativa forjan un enfoque valioso y solido. No puede dejar de ser vista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada