Datos personales

Mi foto
Valera, Trujillo, Venezuela
Bienvenidos. Mi interés es compartir lo que hago a través de este medio; ya sean comentarios cinematográficos, artículos de opinión, crónicas y afines. Agradecería sus opiniones y sugerencias. Gracias

lunes, 5 de julio de 2010

La culpa no es de Kerly Ruiz

La consigna es posicionarse con ventaja en el mercado, por lo cual la función de informar al público queda subordinada, ya que el entretenimiento es lo que más vende”

Stella Martini, 2000


Hablemos de Kerly Ruiz. Una periodista que se encuentra trabajando para la televisora Televen. A pesar de su innegable belleza y lo BUENA que está, no podemos olvidar la racha que pasó en la rueda de prensa que ofreció Metallica cuando visitó Venezuela. La joven periodista le preguntó a los metaleros que “¿por que habían tardado 9 años en sacar su último disco, si era alguna estrategia de mercado…?”. Por supuesto, la ola de “come gatos” de nuestro país, como muchos otros periodistas y cualquier persona que sigue el mundo del Rock se encargó de destruir, denigrar, fastidiar, hundir en lo más profundo de una fosa a Kerly Ruiz, una fosa llena de insultos de todo tipo, colores y sabores.

Entiendo perfectamente esta posición. Mi vida está rodeada de música, y fue precisamente el Rock quien me llevó a aumentar mi interés por el arte en general. No discuto semejante pendejada, pero este artículo quiero dedicarlo a la mediocridad crónica que se vive en el periodismo GLOBAL.

El problema no radica precisamente en la orientación musical que tiene Kerly Ruiz, quien nos dejó claro que no se identifica con el metal. En su derecho a réplica, publicado en el semanario URBE. Ni tampoco un trabajo de producción, como también ahí mismo se plantea. Esta deficiencia informativa se observa desde que el periodismo cultural fue orientado a la tergiversación de su contenido, y sencillamente sustituirlo por una exposición de trivialidades que enriquecen el embrutecimiento humano.

¿Por qué la culpa no es de la nena? Porque sencillamente hay muy pocas personas serias, que determinen una política digna para ejercer este oficio, o mejor dicho, esta rama del oficio, con la integridad necesaria.

Para cubrir la rueda de prensa de esta gran banda, sencillamente se le debía asignar a un periodista que esté especializado en este campo. No a una moderadora de “La Bomba”, lo siento. En ocasiones, cuando vemos programas de televisión, podemos descubrir, que existen los denominados, Periodistas del rock, que practican su oficio con la formalidad que requiere dicho arte. Creo que David Fricke es un grandísimo ejemplo de ello.

El periodismo de cultura pierde su seriedad en infinidad de espacios. Y como lo recuerda la periodista, escritora y docente Moraima Guanipa, “si se sacrifica un suplemento del periódico, siempre es el de cultura” o “es casi imposible que una noticia de arte sea primera página”. Esto se debe a que dedicamos nuestra atención en las denominadas noticias de farándulas y entretenimiento. El resultado: olvidamos que cultura es mucho más que eso.

Los que ejercen y esperamos ejercer este oficio, debemos estar totalmente preparados. Es un trabajo PARA la gente y en ocasiones, va dirigido a un público de un conocimiento hasta mayor que el del mismo periodista. Sencillamente evitar poner la torta, cagarla, como lo he hecho yo al retrasarme con este artículo que ha perdido vigencia por su retraso, pero espero poder colaborar en algo.

Un buen periodismo se logra con trabajo, esfuerzo, perseverancia e investigación. No subestimando a las masas.

PD: Presiona click aquí y apreciarás un poco la entrevista que le ofreció Kerly Ruiz al semanario URBE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada