Datos personales

Mi foto
Valera, Trujillo, Venezuela
Bienvenidos. Mi interés es compartir lo que hago a través de este medio; ya sean comentarios cinematográficos, artículos de opinión, crónicas y afines. Agradecería sus opiniones y sugerencias. Gracias

miércoles, 16 de enero de 2013

Testimonios sobre el Metal Extremo en Venezuela: Franklin Zambrano



Franklin Zambrano, fundador de la banda Baphometh y que actualmente trabaja como ingeniero de grabación en Estudios Backstage en Caracas, ha deja su testimonio sobre el Metal Extremo en Venezuela y aclara las virtudes y decadencias de la escena extrema actual.

También es productor productor en Bitsradio.net.


¿Cómo fueron los inicios del metal extremo en Venezuela? Las primeras bandas y el ambiente en el que se desarrolló.
El término Metal Extremo, después de todos estos años en el medio, me parece un poco ambiguo, aunque a principios de los noventa, cuando escuché el término por primera vez, me parecía adecuado para identificar el Death M, Grindcore, Black M, etc.

En Venezuela, entre la generación del heavy metal del Arkangel, Resistencia, Farenheit y la de Krueger, Epitafio, Sentencia, hubo una generación de músicos que se dejaban influenciar y apuntaban hacia el metal que se hacia en USA (Florida particularmente, con bandas como Exodus, Metallica, Slayer), Alemania/Suiza (con Celtic Frost, Hellhammer, Kreator, Sodom, Destruction) e Inglaterra (especialmente Iron Maiden y Judas Priest). Entre los más destacados de esta época están Abbadon (que luego se convirtio en Mausoleo), Necrosis, SS, Exorción, Stratuz, Cronos, Excalibur, entre otros. La mayoría de los conciertos, que no eran muchos, eran producidos por los mismos musicos o por fanaticos convertidos de un dia para otro en productores.

Una de las características mas lamentables de esta época era los altos niveles de violencia que se veía en los conciertos. Entre grupos de fanáticos había rivalidades que siempre cristalizaban en una coñaza con su respectiva guerra de botellazos. Para empeorar esto, en los años ochenta y noventa, nos encontramos con unos cuerpos policiales carentes de todo tipo de orientación profesional o ética (9 de cada 10 aspirantes a la Policía Metropolitana  de Caracas eran rechazados por el psicólogo encargado de determinar su aptitud para el cargo, pero los nueve rechazados eran reclutados por la policía y el único apto no era tomado en cuenta... -el psicólogo era amigo mio-). En todos los conciertos estos cuerpos policiales actuaban como generadores de violencia ya que su desprecio por los asistentes se veía libre de actuar pues estaban protegidos por los prejuicios de la sociedad de ese momento.

Aún así había un gran compromiso de los músicos con lo que hacían y, de hecho, esa mística dio sus frutos en una generación posterior más profesional y que de alguna manera se nutrió de aquellas leyendas de las que aun se habla.

¿Cómo ves la escena metalera actual en comparación a la de los noventa?
Las diferencias más notables están en la calidad interpretativa de los músicos quienes se han dedicado a conseguir destrezas, mejor sonido en las grabaciones y mayor cantidad de conciertos. En el aspecto negativo debo mencionar la poca creatividad que noto en ese mar de bandas que hoy existen. Por supuesto que hay bandas creativas pero son una minoría. En el aspecto técnico muchas grupos son bandas de protools, de esas que dependen de los trucos y clichés de los nuevos métodos de grabación pero que en vivo...

¿Qué le hace falta desarrollar al Metal Extremo en Venezuela?
Originalidad (como ya dije hay sus excepciones, pero son una minoría) y estrategias de promoción eficaces..

¿Tienes conocimiento de bandas de metal extremo del estado Trujillo? De ser así, ¿cuál es tu opinión sobre ellas?
Lamentablemente no conozco bandas de Trujillo.

¿A qué se debe que los jóvenes les gusten tanto esta tendencia musical?
A pesar de los clichés es muy variada y en ella consigues cualquier cantidad de temas tratados con la emoción y avidez de la juventud

¿Quisieras agregar algo más?
Muchas cosas pero solo puedo apuntar que los altibajos en nuestra escena musical tienen mucho que ver con nuestra propia falta de compromiso con la música.
 

Diego Hernández León

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada